lunes, 30 de marzo de 2015

Copiloto habría ocultado información - amadoucrosnoticias.blogspot.com - El Tiempo - Agencia - EFE -

Miedo a no volar más habría cegado a Lubitz

Según el diario 'Bild', el copiloto ocultó a Lufthansa un diagnóstico de desprendimiento de retina.

 
Un helicóptero de la Gendarmería francesa sobrevuela el poblado de Seyne-les-Alpes, cerca del área del accidente aéreo.Foto: AFP
Un helicóptero de la Gendarmería francesa sobrevuela el poblado de Seyne-les-Alpes, cerca del área del accidente aéreo.
La Fiscalía alemana guardó ayer silencio sobre las investigaciones para esclarecer las circunstancias de la tragedia aérea en los Alpes franceses, mientras trascienden informaciones no confirmadas sobre el copiloto Andreas Lubitz, así como detalles de los últimos momentos en la cabina del avión siniestrado.  De acuerdo con el diario Bild, en su edición dominical, Lubitz estaba siendo tratado por un posible desprendimiento de retina, del que se desconoce, agrega el diario, si tiene origen orgánico o psicosomático.

En todo caso, con este problema probablemente no pasaría el próximo control médico de junio y su empleador le habría prohibido volar en la cabina, afirma el diario. La Fiscalía de Dusseldorf informó el viernes del hallazgo durante el registro de la vivienda de Lubitz y de la de sus padres de “bajas médicas, actuales e incluso vigentes para el día de los hechos, hechas pedazos”, lo cual permite concluir que el copiloto ocultó la enfermedad a Germanwings, filial de Lufthansa. Bild agregó ayer que los agentes encontraron además en su vivienda de Dusseldorf recetas de psicofármacos para tratar trastornos bipolares, así como gran cantidad de somníferos. La misma publicación informa, además, que la pareja del copiloto, profesora de inglés y matemáticas, estaba supuestamente embarazada y que así se lo comunicó hace unas semanas a sus alumnos.
Según el semanario Der Spiegel, la pareja, que al parecer se conoció cuando Lubitz tenía 18 años y poco después comenzó a salir, tenía previsto incluso casarse. También Bild reprodujo parte de la conversación entre el capitán del avión, Patrick Sondenheimer, y Lubitz, minutos antes de que el copiloto presuntamente estrellara el avión de forma deliberada, y que quedó registrada en una de las cajas negras encontradas.“¡Por el amor de Dios, abre la puerta!”, gritó el capitán, y nuevamente algo más tarde “¡Abre la maldita puerta!”, lo que permite concluir, según el diario, que el copiloto cerró por dentro la cabina, mientras el piloto fue al baño.
La grabación registró también la primera señal de alarma automática por pérdida de altura, poco después de que los controladores aéreos trataran sin éxito contactarse con el aparato, así como una segunda minutos después. Además, se oye un fuerte golpe, como si alguien intentara derribar de una patada la puerta de la cabina, y algo más tarde “ruidos metálicos fuertes” contra esa misma puerta. Todavía a unos 4.000 metros de altura, se oye la respiración del copiloto, que no dice nada. A las 10:40 a. m., hora local, el aparato tocó con el ala derecha la montaña y de nuevo se oyen los gritos de los pasajeros, los últimos sonidos que registra la caja negra. (Lea también:Depresión, un mal que se agazapa tras conductas suicidas / Análisis)
La grabación registró también la conversación previa entre piloto y copiloto, en el que Sondenheimer le explicaba que no había tenido tiempo de ir al baño, a lo que Lubitz le ofreció asumir el mando del aparato en cualquier momento. El ministro de Transporte alemán, Alexander Dobrindt, señaló ayer a Bild su intención de abordar con aerolíneas y autoridades de inspección las posibles medidas por tomar una vez se conozcan las circunstancias de la catástrofe aérea. “En la aviación los estándares de seguridad son elevados, pero necesitan una y otra vez un perfeccionamiento”, dijo.Según Dobrindt, “es correcto que las líneas aéreas apliquen ahora la regla de dos personas en la cabina de pilotos”.
ADN de 78 víctimas
Los investigadores franceses avanzan en el análisis de los restos humanos encontrados en el lugar del siniestro del A320 y ayer aseguraron que ya manejan el ADN de 78 individuos diferentes. (Lea también: Sin historia clínica de copiloto que chocó avión, todo es especulaciónSe trata de más de la mitad de los 150 ocupantes del avión, aunque todavía no se ha puesto nombre a esos restos, ya que para ello es preciso cruzar los datos extraídos en el laboratorio de campaña de Seyne-les-Alpes con las muestras recogidas a sus familiares y custodiadas en París. Esta segunda etapa será la que permita identificar a cada uno de los pasajeros, siempre y cuando se encuentren muestras analizables de todos ellos, dijeron a Efe fuentes de la investigación.
La recolección de restos continuó al ritmo ya habitual, con medio centenar de vuelos de helicóptero diarios y medio centenar de personas trabajando sobre el terreno.
La segunda caja negraSeyne-les-Alpes (Francia, Efe). Tras seis días de registro intensivo de la zona, aún no ha aparecido la segunda caja negra pese a que su hallazgo ha sido considerado prioritario desde un primer momento. Los investigadores consideran que la violencia del choque a 700 kilómetros por hora contra una roca dura dificulta su hallazgo, pero confían en que la carcasa blindada en la que está instalada haya salvaguardado su contenido. Berlín (EFE) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario